sábado, octubre 31, 2009

MERCEDES DEL ALMA




La voz de Mercedes Sosa debe figurar entre las voces más intensas y perfectas del mundo. Salía resonante, como un cañón, y dejaba su eco en todo el ambiente. La oímos todos, en todas las generaciones. No había opción, ella cantó para todos los gustos: de su boca salían las canciones de Atahualpa Yupanqui, y las de Alberto Spinetta; entonó los clásicos de Silvio Rodríguez y Joan Manuel Serrat, e hizo dúo con las voces de Gustavo Ceratti y Fito Páez. Entendemos a esta mujer como la VOZ más pura de América, como que una gran canción debía pasar por el escáner de su tono, debía figurar en su ritmo, debía entonarse en esa explosión tucumana que fue, que es y que será.
Hace pocos días una ex alumna mía, sensible, inteligente y generosa, me obsequió el disco “Cantora” de la “Negra”, allí está su voz mezclada con voces tan disímiles como las de Shakira, Julieta Venegas, Diego Torres o Jorge Drexler, entre otros. Sé que hay un segundo disco en donde canta con Franco De Vita, Daniela Mercury, Vicentico y otros. A la negra le iba todo tono. Quien cantó con ella se debía preparar para el anonimato de su voz, para que su voz se pierda en ese eco interminable de Mercedes.
Si Violeta Parra fue la compositora de América, Mercedes fue la voz. Nadie cantó mejor y con tanta pasión el canto a un continente; nadie alzó tanto la voz para gritarle al mundo las ganas de libertad. Nadie tuvo tanta entereza, tanta gravitación. Mercedes es una cantora, pero también tiene alma de libertaria. Me da la impresión de estar hablando de una Manuela Sáenz, de una Flora Tristán, de una Malinche contemporánea. Como ella no hay dos, ni hubo una, antes. Hay voces hermosas, pero nadie tiene el compromiso de fe con el talento. Ella fue la palabra de otros en la voz más bella de América.
Por eso te han querido todos, mi negra Sosa: Los Charlies, los Fitos, los Cerattis, los Sabinas, los Serrates, los Atahualpas. Por eso han declarado un duelo en el corazón y están con el dolor en la epidermis los jóvenes, los viejos, los blancos, los negros, los anglos, los indios, los ricos, los pobres. Es que tu voz, Mercedes Sosa, es el nombre de América.
Ahora solo te toca vivir la inmortalidad, negrita.

1 comentario:

Premio consuelo para Lucía Folino dijo...

La canción que le escribí a la Negra Sosa:


http://enfunda-la-mandolina.blogspot.com/

De las Mercedes Señora,
Generala dadivosa.
El pueblo honrado te llora.
.No lo dejes sin esposa.

No te quedes silenciosa

Gracias dimos a la Vida
mamando tu libertad;
hartos sin sed ni bebida;
purgando tu soledad.

Penando en la oscuridad.


Cansada de vivir
se fue la Negra Sosa
¿Nacer para morir?
Por´ai anda la cosa.

Por´ai anda la cosa.

La voz de su garganta
tronó en los corazones.
La boca que le canta
no comprende razones.

Nos faltan las razones.


A la tierra de Alfonsina
vas noctámbula y gloriosa.
Queda huérfana Argentina
sin tu copla, Negra Sosa.

Ay, negrita generosa.


Dulce emoción voluptuosa,
Leyenda viva y famosa
Proezas, lunas y amores
bordan tus trinos cantores.


Mercedes, mi negra Sosa.